La publicidad televisiva ha muerto

La publicidad televisiva ha muerto, larga vida a Netflix.

En España la televisión tradicional ha gozado de décadas doradas pero su momento ya pasó. La aparición masiva de paginas donde poder descargar películas y series ya acabo con los videoclubs. Ahora le toca el turno a la TV tradicional y con ella se marchan también los anunciantes. Hoy podemos anunciar que: La publicidad televisiva ha muerto

El cambio, lento pero constante, se inicio hace años, con el “emule”, los “torrents”. Al igual que ya pasara con la música, las empresas avispadas han visto el nicho de mercado y han decidido hacer legal lo ilegal. Abandera a esta nueva horda de entretenimiento televisivo Netflix. Los segundos en liza: HBO y Amazon.

Lo mas increíble es que la citada empresa de VoD (video on demand) ha conseguido eliminar las barreras que parecía detener a la población de edad mas avanzada. Nuestros mayores hasta poco parecían desconocedor del poder de la red para compartir contenidos audiovisuales. Toda una generación de personas que quizás se iniciaron con el Canal Plus hace años. Que luego pasaron a Movistar Plus y tienen mas que asimilado el pago de una cantidad para poder ver televisión de calidad. Lo mas curioso es que los propios “piratas”, ahora ya adultos maduros, han decidido que las cuotas de las nuevas plataformas son mas que asumibles. Sobre todo si tenemos en cuenta que se pueden pagar y utilizar entre varias personas.

Todo el mundo tiene Netflix

Ese ha sido el varapalo para la televisión tradicional. Y les viene bien, porque han abusado de su posición dominante. Han obligando a los consumidores a sufrir durante docenas de minutos interminables, una secuencia que parecía ser infinita de anuncios, justo en el momento álgido de la película. Al final ha pasado lo que tenia que pasar. La gente, harta de tanto anuncio, ha dado la espalda a las cadenas de “siempre”. No es que la publicidad televisiva ha muerto, es que las grandes cadenas han matado la televisión tradicional. La publicidad ha sido un daño colateral.

Las nuevas plataformas son de pago si, pero ofrecen una experiencia mucho mas amigable. No hay apenas publicidad y ofrecen la posibilidad de acceder a los contenidos en cualquier momento. Olvídese de tener que programar su día a día en función de las ideas y venidas de los productores televisivos.

Para poder competir con estas nuevo actor del mercado, las televisiones tradicionales se han lanzado a Internet con plataformas gratuitas. Pero sin embargo, han vuelto a cometer los mismos errores de antaño. Ofrecer solo un poco del producto “gratis” y pretender cobrar por el resto. Eso si, incluyendo publicidad y ademas, siempre en los momentos menos oportunos. Por eso la televisión es un barco, es un Titanic, que se hunde lenta, pero irremediablemente.

La publicidad televisiva ha muerto

¿Y como va la bolsa?

Atresmedia y Mediaset, los dos gigantes de la televisión en España se hunden. Respectivamente un 30% en el ultimo año y el chorreo continua. Frente a ellos, Netflix y HBO no hacen mas que subir como la espuma y por si fuese poco, irrumpe Amazon con ganas de dominar el mundo (hablaremos de Amazon otro día, porque realmente empieza a parecerse a Dios, esta metida en todo). El hecho de afirmar que la publicidad televisiva ha muerto, no es otro mal para las cadenas mayoritarias, que sin los ingresos por publicidad están perdidas.

El dato

La inversión en publicidad televisiva ha bajado ya un 3% en lo que va de año. Puede parecer poco, si, pero es posible que llegue al 10% para finales del 2018 y seguramente continué bajando. No nos queda otra que asumir, que el modelo de publicidad televisiva esta sentenciado. Tocado y hundido. Mientras tanto, la inversión en Marketing Digital sigue disparada y goza de una salud excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *